Un espacio para conocer, discutir y difundir la Historia, las Humanidades y Las Ciencias Sociales

Bienvenidos...

La Historia nos nutre y nos rodea simultáneamente, porque somos a la vez protagonistas y autores de su evolución y desarrollo.

martes, 15 de mayo de 2012

Un año del 15-M y los "Indignados"



Se cumple 1 año en España, del llamado "Movimiento 15-M", que se hizo más famoso con el término genérico de "Lo indignados".

En el  pasado diciembre, en nuestro resumen-análisis del año que finalizaba, expresamos los siguientes conceptos de tal fenómeno y movimiento:
"Totalmente paralelo al avance de la crisis económica mundial que comenzó justamente en EEUU y que se ha cebado especialmente en Europa con países como España, ha surgido un inédito movimiento social con claros tintes políticos: "los indignados", fuerza aparentemente espontanea que se ha hecho muy famosa por sus concentraciones pacíficas en las plazas y calles, exigiendo a la clase política respuestas ante lo que evidentemente ha sido un fracaso en la gestión y manejo de la crisis. Hasta cierto punto es el sueño de los anarquistas hecho realidad, pues el movimiento ha carecido desde el principio de un liderazgo único conocido, plantean tal cual como una multitud o muchedumbre un modelo distinto de sociedad y sin duda, han expresado su crítica al sistema político casi como una crítica contra el Poder, sobre todo en España, donde llegaron a plantear un "vuelco total" en las estructuras. (incluso llegaron a bromear mezclando las siglas de los principales partidos el PP y el Psoe,fundiéndolas en el PPSOE y asumieron el lema de "no les votes") Sin embargo, aún cuando el movimiento generó gran atención mediático y las simpatías de muchos intelectuales que los ven como una nueva oleada hippie, este movimiento tienen entre sus propias características aparentemente espontaneas y anarquistas, las semillas de su propia destrucción, porque la ausencia de liderazgo que canalice las distintas tendencias que agrupan su seno y la misma naturaleza gregaria y tumultuaria, impiden hacer algo más que indignarse, o sea expresar una molestia muy emotiva sobre un asunto puntual: en el caso de los españoles, las dificultades para conseguir vivienda y empleo digno. No hay un plan político claro ni tampoco una bitácora de qué hacer más allá después que la sociedad eventualmente se una a su causa y mayoritariamente concentre en las calles y plazas, protestante contra el sistema. Ante ésas indefiniciones es lógico suponer que cuando se acaben los motivos que generaron la indignación y las necesidades de los manifestantes se consideren más o menos atendidas, los indignados disminuirán y hasta desaparecerán. Tal cual como ocurrió hace 100años con el movimiento obrero en los países capitalista de occidente: al conseguir sus reivindicaciones (jornada de 8 horas, derecho a sindicatos, vacaciones pagas, utilidades de fin de año, seguro de paro forzoso, prestaciones de jubilación, eliminación del trabajo infantil, etc.) arrancadas en la lucha a la clase política dominante, las fuerzas obreras, lograron alejar realmente la revolución de sus países, que terminó estallando, donde precisamente los obreros eran explotados inmisericordemente y no tenían de parte de la clase política ningún tipo de concesiones: Rusia. Así pues, si en el año 2012 en España el gobierno del PP y Rajoy lograra paliar el problema de la vivienda y el empleo, y si en los EEUU, la hipotética reelección de Obama, permitiera inaugurar un período de prosperidad y superávit como el de la era Clinton, es muy probable suponer que los "indignados" y los "ocupas" quedarán para el museo de las curiosidades en la Historia política. Pero si por el contrario, Rajoy y Obama (o algún republicano) en el poder, son incapaces de llevar a buen puerto la gestión de sus gobiernos, los indignados se multiplicarían muchísimo más. Y tendrían su gran oportunidad histórica. Faltaría ver, si ahora lo harán desde una plataforma política clara y definida, con una alternativa de poder determinada."

Transcurrido un año, pensamos exactamente igual, especialmente en cuanto a "la ausencia de liderazgo que canalice las distintas tendencias que agrupan su seno y la misma naturaleza gregaria y tumultuaria, impiden hacer algo más que indignarse, o sea, expresar una molestia muy emotiva sobre un asunto puntual" Y en efecto, aún cuando las razones que justifican la indignación siguen más vigentes que nunca, éste movimiento no ha podido traducirse en un poderoso factor que amenace el poder económico-político existente, ni mucho menos como una fuerza que influya decisivamente en cambiar el actual estado de cosas, a menos pues, que decidan dar el salto y se quieran convertir en un movimiento abiertamente político que pase de la "protesta" a la "propuesta".

Sin embargo, este es un hecho histórico que sigue desenvolviéndose, y la Historia actual sigue su curso. No sabemos exactamente qué vaya a pasar ni cómo termine todo, ni siquiera si será pronto o no.

Será labor de los nuevos historiadores analizar y valorar este suceso que se desarrollo y que marcará o no nuestro futuro. Sin embargo, este es un hecho histórico que sigue desenvolviéndose, y la Historia actual sigue su curso. No sabemos exactamente qué vaya a pasar ni cómo termine todo, ni siquiera si será pronto o no. Será labor de los nuevos historiadores analizar y valorar este suceso que se desarrollo y que marcará o no nuestro futuro.

Acá dejamos los análisis de varios medios internacionales, especialmente españoles:  

2 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Hermano ¿Tantas cosas importantes que están pasando en el Mundo y en Venezuela y tú sin publicar? Necesitamos saber tus opiniones al respecto vale.

Daniel Terán-Solano (Dantesol) dijo...

Muchas gracias, estimado. Las razones académicas y laborales son las principales que me tienen alejado del blog. Trataré en lo posible de ver como remedio éso. ¡Saludos!